CAMINOS: Soplando del oeste

1

Soplando del oeste,

un fiero alud parece

el sonido del viento.

Va cesando el chubasco.

Mayo, viajero,

se aleja por el río.

 

2

Etérea, la libélula,

posándose en la hierba,

sorbe las últimas gotas de lluvia.

Las rojas clavellinas

desesperan.

Ebrio de agua,

se retuerce el árbol.

 

3

Noche de lluvia. En la mañana,

parece estar el mundo

recién pintado.

 

4

Llora la luna, juntas,

todas sus lágrimas.

Charcos, caminos, barro y,

sin embargo…, ¡belleza!

¿Qué significa todo esto?

 

5

De repente, una fuerte tormenta

quiere arrasar todo el poblado.

En lo más hondo del río

se refugian los peces.

Cierro el portón,

esperando a que el agua

vuelva a su senda.

 

6

¡Qué rico

el plato lleno

de humeante arroz amarillo,

sentado, junto al camino

cubierto de campanillas azules!

 

7

Una bandada

de azules mariposas,

entre los blancos lirios,

será un dulce recuerdo

de amor de primavera.

 

8

…Y después del paseo,

descansar a la sombra de los fresnos,

en el jardín de tréboles.

Un comentario sobre “CAMINOS: Soplando del oeste

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s