PRIMERAS NIEVES: Durmiendo

1

¡Durmiendo,

en el camastro de mi choza, yo

y las pulgas!

 

2

Por entre las camelias

corretean los lagartos;

con las faldas del monte

juegan las sombras.

Nada escapa a los ojos

del templo

que, allá, en la abrupta cima,

domina todo el valle.

 

3

Se come el caracol

la fresca hierba.

Sus ojos

no miran al público;

tampoco ve al sapo

que se esconde en la sombra.

De su cara de col

escapa una sonrisa;

para él,

¡todo son tinieblas!

 

4

Altiva, la montaña;

mágico, el bosque;

un hada, la libélula.

¿Y el mundo…?

¡Ah, esa gran bola de estiércol

rodando entre las patas

de un sagrado escarabajo!

 

5

Quien fue árbol

en una vida anterior,

escribe sus poemas

sobre las hojas.

 

6

Por entre la arboleda

corren los jabatos.

Los pajarillos trinan,

gorjea el ruiseñor; de pronto,

el ¡pum! de los disparos.

 

7

¡No lloréis, claras aguas!

Cuando caiga la noche,

en vuestras entrañas

dormirán los peces

y las estrellas,

agónicas princesas,

envidiarán vuestra serenidad.

 

8

Lejanos aullidos;

sobre el monte, furiosa, la ventisca.

El mundo se retuerce

en la garganta del lobo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s