ME ADENTRÉ EN OSCUROS BOSQUES

Me adentré en oscuros bosques

para aquietar mis deseos,

diabólicas imágenes incendiaban mis ojos.

Emprendiendo un viaje por remoto lugar,

quise apagar mi fuego

y, entonces, sonreíste.

Ardía tu silencio

cuando te alejaste de mí…

Las palabras no fueron necesarias.

***

No te olvido. Tú, rotunda;

yo alrededor del sitio donde estabas,

inmóvil, maravillado.

Como naranjo sin flor suspiraba;

entonces, me encandiló la luz

de tus ojos con inmisericordes rayos.

Entre el polvo de las multitudes,

sagrado, benigno, el centro

de tu flor se volvió incandescente.

***

Muéstrame

esa sonrisa

que ha de encender mi lámpara.

Derrama

ese perfume

que enciende mis ciruelos.

Dibuja en mi ventana,

con tu ardiente pincel,

las últimas estrellas.

3 comentarios sobre “ME ADENTRÉ EN OSCUROS BOSQUES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s