EN MIS DESIERTOS PRADOS


En mis desiertos prados crecen ortigas
que con sus malvas me acarician.
¿Cómo podrás dilucidar, alma mía,
si tu entendimiento está plagado
de crueles espinas?
Pasó el momento de pensar.
¡Verdad, ya no te necesito!
¡Ah, desgraciadas horas
en que rendí culto a la falacia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s