ILUSIONES


Ilusiones…,
¿en qué lugar moráis?
Realidad…,
¿dónde te escondes?
 
Tu crueldad
me convirtió en esclavo,
con infamia
faltaste a tus promesas.
 
¿Adónde fue la fe?,
¿acaso perdió sus labios
al escuchar los rezos
de inicuos sacerdotes?
¿Por qué te marchas, consuelo,
huyes al país de la justicia, tú,
que te casaste con la duda?
 
El opio de la inmundicia,
hermanado con la abyecta mentira,
vive entre locos anhelos
desparramando su envenenada pócima
sobre mi ingenua lealtad.
 
La ceguera pasea, soberbia,
animada por inusitada fuerza,
y sube la empinada pendiente
sin que nadie calme su corazón
ni haga callar su torpe voluntad.
 
¿Es la esperanza un engaño?
Al miedo, sí, lo mueve una callada cobardía
que encuentra en la venganza su mejor consuelo.
Mis ansias no tienen respuesta,
una inmensa orfandad
se enseñorea de las calles.
 
¿Qué somos?
¡Utopía y nada más,
vanos sueños de añoranza
disfrazados de amor,
sueños destrozados por la horrible miopía
de vanos sentimientos que siembran dudas
y mercadean con la inocente fragilidad
de vaporosos contrapuntos
con sones de fiesta…!
 
Mi soledad
y mi afán caminan juntos.
En vano, mi alma,
conteniendo su llanto,
mendiga una respuesta.

Un comentario sobre “ILUSIONES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s