MURMULLOS: Nocturno (II)

1

A lo lejos, extrañas luces.

¿Se acercan ya las lluvias

de otoño?

2

En el espejo del otoño

se mira el hombre,

¡tan de cerca..!

3

Al final de mis días,

bailando con la vida,

acaricio su talle.

4

¡Ya murió

otro momento!

5

Junto a la vieja lápida,

joven, la flor

exhala su perfume.

6

La premisa

del amor

es la herida.

7

¡Viejo rapsoda,

en el cielo quedaron

grabadas para siempre

tus estrellas!

8

¡Oh vida mía,

tu poema

qué difícil es de escribir!

MURMULLOS: Nocturno (I)

1

¿Dónde estás,

esencia

de las cosas?

2

¡Pequeños seres

caminan por la senda…!

En el bosque oscurece.

3

En la ópera de la vida,

el mar

es el bajo profundo.

4

¡Cómo mantiene el pato

unidas

todas sus plumas!

5

¡Sonó el gong en el templo…!

¿O es el sol que bosteza

al ocultarse?

6

Quiso robarle a la noche

su secreto;

¡pero ahí, vigilantes,

estaban las estrellas!

7

¡El color de la luna anuncia lluvia,

anuncia lluvia…!

Ella aligera el paso.

8

Borra las huellas

el fiero vendaval.

A la luz de la luna,

brilla la escarcha.

MURMULLOS: Ondas (II)

1

Siempre joven la noche…,

¡y qué dulces

sus brazos!

2

¡Seria,

croando,

la vieja rana!

3

En los brazos

del mar

se ha tendido la noche.

4

¡Una bandada

de azules mariposas

se adentra en el otoño!

5

En un cofre dorado,

la tarde esconde

su secreto.

 

6

La mar…,

¡siempre esperando

que se le acerque un hombre!

7

Con su alforja

de oro, lenta,

avanza la tarde.

8

¡A la luz de la luna,

todos los nombres

me parecen uno!