DEL PAÍS DE LOS SUEÑOS: Iba a decir alguna cosa

1

Iba a decir alguna cosa,

¡cuando la idea se me fue…!

¿Qué sería?, le pregunto

a la oscuridad de mi alcoba.

 

2

En la puesta de sol,

como perdidas,

navegan las nubes

de otoño.

 

3

Chispean las palabras,

amorosas luciérnagas,

en el bosque de mi corazón;

buscando su sentido aletean,

hasta encontrar pareja.

 

4

Pleno, se abre

el sol del mediodía;

lo demás, todo, cerrado.

¡Suspira el viejo

callejón sombrío!

 

5

Ya anochecido, el cielo

estaba en flor.

Una blanca mariposa

se acercó hasta mí,

y me dijo:

«¡Agárrate a mis alas…!»

Pero sus alas, de pronto,

palidecieron

y se volvieron sombras.

La luna incendiaba

el firmamento,

las estrellas se encendían

y se apagaban.

Caprichosamente,

me senté junto a un seto

y me puse a jugar

con las hojas.

 

6

Por mi cielo, al crepúsculo,

asoman veladas nubes;

tienen la forma de mis sueños.

A la luz de mi alma,

toman un tinte rosado;

¡es tan dulce en sus labios

mi amargura…!

¡Nubes de atardecer,

os siente suyas,

el corazón

de un hombre solitario!

 

7

“¡Eres mía!” -le digo

a la brisa de la tarde.

Y el viento aleja mi voz

entre la espesura.

 

8

¡Hay, en el fondo de mis ojos,

un mar de agua estancada

que se renueva cuando la luna

dirige hacia las turbias aguas

su nocturna mirada!