DESPIERTA LA LUNA

Despierta la luna,

la brisa y el romero

la esperaban.

En el estío,

el pequeño tesoro

de una hilera de hormigas.

Vuelta al hogar.

Una sencilla flor,

¡qué fresco aroma!

***

Junto al arroyo

me tiendo, herido

por sus versos.

Tiemblo

entre sus vaivenes,

soñadoras libélulas.

Con matices de otoño

corro tras tu reflejo…,

¡bella sonámbula!

***

Parece la luna,

sin nubes que la atrapen,

un caballo desbocado.

Un mundo, lleno

de melancolía, va

de acá para allá.

Vuelan ante mis ojos

pétalos esparcidos

durante miles de años.